Reseña: Sota el mateix cel de Nuria Pradas



Una novela de 176 páginas que concentra en tan poco espacio reflexiones sobre la guerra, el amor, el odio y el perdón, todo ello envuelto en una delicada y dulce narración, con descripciones elegantes y unos personajes profundos y bien construidos.

Sota el mateix cel nos desnuda la crueldad de la guerra, la destrucción de las personas al perder sus seres queridos y los odios que ello alimenta. Nuria Pradas pone énfasis en un detalle que a veces olvidamos: que las guerras las hacen y las padecen personas que nada tiene que ver con los problemas u odios políticos que las originan. Son esas personas las que se alistan sin saber muy bien porque y que se encuentran con un arma en la mano y la necesidad de defenderse. Quien mata y provoca dolor en una familia, antes ha sufrido su parte por lo mismo.

Y son esas personas las que se ven abocadas al dolor, al odio y también a la necesidad de renacer.

La historia gira alrededor de una historia de amor prohibida: un oficial alemán y una joven francesa cuya. Las tropas alemanas llegan al pueblo de Cambes-En-Plaine y ocupan las casas de sus habitantes. Una de ellas es la de Claire, donde se instala Geert. Son dos jóvenes, que luchan por rehacer sus vidas, por recordar buen momentos, por tapar heridas. Tan solo son dos jóvenes que se aman, ajenos a sus nacionalidades, pues entre jóvenes...eso que importa.

Ese amor nos llevará a conocer los conflictos personales a los que se verá abocada Claire y, al mismo tiempo, Geert, porque en la guerra, todos son víctimas.

Nuria Pradas nos recuerda las torturas que padecieron las "tondues" (rapadas traidoras), mujeres castigadas "con un rapado total de pelo" por haber mantenido relaciones con los ocupantes alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

Está narrado en tercera persona omnipresente, centrándose sobre todo en Claire y Geert, con un estilo de frases cortas y capítulos cortos que facilita la lectura, aunque el lenguaje es más bien poético y cuidando al detalle las palabras seleccionadas.
Los personajes son profundos, con conflictos internos del pasado y del presente, cada uno con su propia voz y bien diferenciados. Son personajes cercanos, que seguramente, uno identificaría en su entorno.
Buenas descripciones físicas del lugar, justas en su medida y con detalles que acompañan al lector en crear la sensación del momento.

Me ha gustado mucho y creo que es un buen libro para reflexionar sobre lo absurdo de la guerra y el dolor y las divisiones que crean.

Puntuación: 4/5

Sinopsis

Es el año 1941, y Claire vive con su madre en el pequeño pueblo de Cambes-en-Plaine, en la Baja Normandía. Su padre es uno de los miles de franceses que ya no volverán nunca más a casa. La vida se hace difícil para una joven con ganas de comerse el mundo. Y entonces llegan los alemanes. Y, con ellos, Geert. El pueblo se llena d'uniformes enemigos. Los oficiales se reparten por las casas del pueblo. Geert es enviado a la casa del maestro, la casa de Claire. Poco a poco, los dos jóvenes dejan de mirarse como enemigos y empiezan a mirarse como lo que son: un joven de dieciocho años y una chica de dieciséis. Se aman en serio. Pero el destino que los unió en aquellas circunstancias tan adversas, los volverá a separar. Rusia ha declarado la guerra a Alemania. Los soldados alemanes se van al frente ruso. Geert y Claire no tienen derecho ni a un último adiós ...

Comentarios

  1. Emocionant ressenya d'un llibre important per a mi i al que estic molt agraïda

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux

Reseña: La máquina del tiempo de H.G. Wells