Reseña: Recursos inhumanos de Pierre Lemaitre


"Nunca he sido un hombre violento." Inicio de la novela.

Primera novela de Pierre Lemaitre que leo y me ha sorprendido mucho. Recursos inhumanos no es solo una novela negra que, es también una obra de crítica social, laboral y económica que despierta en el lector la sensación de proximidad y, por tanto, de rebeldía pero al mismo tiempo consigue divertirnos con el tono sarcástico del protagonista.

La novela está narrada en primera persona, dividida en 3 partes: antes, durante y después. La primera y la tercera está narrada por Alain Delambre, el protagonista. Y la segunda por Fontana.

He de reconocer que la primera parte me costó de adentrarme, todo y que Lemaitre consigue hacerte reír con los comentarios de Alain. Aliain Delambre es un hombre de 57 años, casado y con 2 hijas, que se ha quedado en el paro. Su anterior puesto era de director de recursos humanos de una gran empresa y ahora se ve arrastrado a puestos de trabajo temporales y de baja calidad. Alain sufre los estragos de la crisis, del capitalismo, de una política de empresa generalizada en la que no somos nada. Su orgullo, su honor, su valor como persona caen en picado, así como la economía de la familia, lo que lleva a luchar por salir de las deudas.

Alain desenmascara con bisturi afilado una sociedad creada para acabar con los más débiles. La fuerza del relato la tiene la narración en primera persona de Alain, con sus reflexiones irónicas, sarcásticas y sin pelos en la lengua sobre las empresas, las estructuras piramidales, los sueldos, los contratos, los despidos, los trabajadores sumisos, los horarios, las cifras de parados.

Te ries pero al mismo tiempo sientes un escalofrío al tomar conciencia de que el sistema es duro y selectivo.

Alain se presentará a una oferta de trabajo para un puesto de recursos humanos, una multinacional. El asunto es que para seleccionar a los candidatos la empresa a ideado un rol-playing: una simulación de un secuestro. La novela te muestra como Alain lo da todo para ser el número uno. Da demasiado de sí y eso le llevará al caos emocional.

Como no puede ser de otra forma, el proceso está corrupto y aquí es cuando la novela da un giro total. 

La novela tiene varias fases: desde una inicial con carácter costumbrista o social, pasando luego por intriga y finalmente de acción. Realmente, llega un punto del libro que el ritmo es frenético y trepidante.

Es dificil valora los sentimientos que te crea Alain Delambre: simpatía, identificación, preocupación, repulsa, odio.

Hay un detalle que me ha gustado mucho y es que no te das cuenta de como al protagonista principal le cambia su motivación. Un personaje debe tener una motivación que le haga moverse, investigar, romper, viajar, luchar. Es fundamental. Y en este caso, Alain empieza con una motivación muy clara, el puesto de trabajo, pero finaliza la novela con otro muy diferente, que le hace igualmente luchar y seguir actuando.

Una gran novela para reír y para reflexionar sobre nuestra situación laboral y hacia donde nos lleva todo el sistema.

Puntuación: 4/5

Sinopsis

«Me llamo Alain Delambre y tengo cincuenta y siete años. Soy un directivo en paro.»
El antaño flamante director de recursos humanos Alain Delambre ha perdido toda esperanza de encontrar trabajo y se siente cada vez más marginado. Cuando una empresa de reclutamiento decide al fin considerar su candidatura, está dispuesto a todo con tal de conseguir el empleo y recuperar su dignidad, desde mentir a su esposa hasta pedirle dinero prestado a su hija para poder participar en la prueba final del proceso de selección: un simulacro de toma de rehenes. Alain no escatima medios para preparar a fondo su candidatura. Si descubre que los dados están trucados, la ira acumulada en años de desagravios no tendrá límites... Y el juego de rol podrá convertirse en un macabro juego de muerte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux